2 2659 3050

Lun - Jue: 9:00 a 19:00 hrs
Viernes: 9:00 a 17:00 hrs

600 5719 300

Primera consulta gratis

+569 4252 8377

Escríbenos por WhatsApp

2 2659 3050

Lun - Jue: 9:00 a 19:00 hrs
Viernes: 9:00 a 17:00 hrs

600 5719 300

Primera consulta gratis

+569 4252 8377

Escríbenos por WhatsApp

Tengo deudas y me quedé sin trabajo: ¿Qué puedo hacer?

A nivel nacional la tasa de desocupación es de 7,1%. Las regiones con mayor tasa de desempleo son Atacama (9,1%), O’Higgins (8,3%) y Ñuble (8,6%).

Quedarse sin trabajo puede generar un gran impacto a nivel emocional y también económico. Al perder la principal fuente de ingresos lograr cumplir con los compromisos financieros es difícil, sobre todo cuando se tienen muchas deudas.

Mario Espinosa, abogado y gerente general de Grupo Defensa, señala que a pesar de la angustia que se pueda experimentar es importante mantener la calma, analizar la situación y determinar dónde me puedo apretar el cinturón, es decir, qué tipo de gastos puedo eliminar o reducir durante el periodo de cesantía.

Los seguros

También, es clave informarse y conocer tus derechos. “Existe el Seguro de Cesantía que tienen todos los trabajadores que cuentan con un contrato de trabajo. Puede ocupar el seguro de Cesantía de su cuenta individual para hacer frente a esta época y si es muy poco lo que tengo acumulado puedo optar al Fondo de Cesantía Solidario”.

Para conocer cuánto dinero le corresponde y cobrar este seguro puede acudir a las oficinas de la Sociedad Administradora de Fondos de Cesantía de Chile (AFC).

Espinosa agrega que algunas personas toman seguros de desempleo asociados a deudas o créditos y que si cuenta con uno debe revisar la póliza, porque no siempre cubre todas las causales de término de un contrato de trabajo.

Las deudas

Espinosa explica que al experimentar una situación complicada, como quedarse sin trabajo, lo último que se debe dejar de pagar es el crédito hipotecario, ya que se podría arriesgar a perder la vivienda. También, hay que evitar colapsar el cupo de su tarjeta y línea de crédito.

“Hay otras alternativas, como la consolidación de las deudas, hacer la compra de cartera o juntar todas las deudas que tengo en una única”, indica el especialista.

El abogado señala que cuando no existe ninguna posibilidad de refinanciar se puede optar por la Renegociación o Liquidación para enfrentar una situación de morosidad generada al estar cesante y no poder pagar sus deudas.

La Renegociación implica acordar nuevas condiciones de pago de las deudas, donde la cuota mensual se ajuste a la real capacidad de pago de la persona. Es de carácter gratuito y se puede tramitar ante la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento (Superir).

En el caso de la Liquidación es un procedimiento que tiene por objeto pagar la deuda con la venta de todos los bienes del deudor. Si esta gestión no alcanza para pagar la totalidad de la deuda, ésta igualmente se extingue. Se requiere del patrocinio de un abogado.