2 2659 3050

Lun - Jue: 9:00 a 19:00 hrs
Viernes: 9:00 a 17:00 hrs

600 5719 300

Primera consulta gratis

+569 4252 8377

Escríbenos por WhatsApp

2 2659 3050

Lun - Jue: 9:00 a 19:00 hrs
Viernes: 9:00 a 17:00 hrs

600 5719 300

Primera consulta gratis

+569 4252 8377

Escríbenos por WhatsApp

Seis señales de que tus finanzas están en peligro

¿Tiene claro cuánto dinero gastó hoy?, ¿Sabe a qué destina la mayor parte de su presupuesto? O ¿Cuánto dinero le queda disponible para llegar a fin mes? Responder estas preguntas puede resultar complicado, porque muchas veces adquirimos productos sin evaluar nuestra capacidad de pago y tenemos problemas por contraer numerosas deudas.

“Hay gente que vive bicicleteando, llega a fin de mes y saca plata de un lado para cubrir otros pagos que debe realizar, como el de la tarjeta de crédito. Entran en un círculo que hace que no puedan salir de esta situación, que vivan angustiados y que tengan que optar por herramientas tan dolorosas, como tener que declararse en quiebra”, señala Ricardo Ibáñez, abogado y fundador de Defensa Deudores.

A continuación, te entregamos una lista de señales que indican que te encuentras en una situación financiera peligrosa y que debes buscar una solución:

1-Llega y se va: Cuando recibes tus ingresos ¿el dinero comienza a desaparecer rápidamente? Algunas personas incluso el mismo día se quedan sólo con el 50% de su sueldo, porque lo destinan al pago de deudas, a pesar de que se recomienda no destinar más del 25% a dicho ítem. La consecuencia es que nunca pueden llegar a fin de mes con dinero.

2-Cuentas atrasadas:  Quienes experimentan problemas financieros no siempre pueden pagar sus cuentas básicas mes a mes, se atrasan o juntan más de una cuota impaga.

3-Todo con tarjeta: Cuando no alcanza con los ingresos mensuales se recurre a la tarjeta de crédito y algunas personas utilizan el plástico para cubrir hasta las necesidades básicas, endeudándose por varios meses.

4-El pago mínimo: No es posible costear la cuota total de la tarjeta de crédito y sólo alcanza a cubrir el pago mínimo, que implica principalmente el pago de intereses.

5-La bicicleta: Entre los “hábitos” de quienes practican la bicicleta se encuentra pedir un o varios avances en efectivo, en diferentes instituciones, para pagar la línea de crédito o utilizarlo para costear la cuota de un crédito de consumo o un crédito hipotecario.

6-Pedir dinero a todo el mundo: Otra señal preocupante es que además de tener deudas con entidades financieras, también se recurre a personas cercanas, como familiares o amigos porque se necesita más dinero. Incluso, personas que se encuentran desesperadas recurren a prestamistas una práctica que conlleva numerosos peligros.