2 2659 3050

Lun - Jue: 9:00 a 19:00 hrs
Viernes: 9:00 a 17:00 hrs

600 5719 300

Primera consulta gratis

+569 4252 8377

Escríbenos por WhatsApp

2 2659 3050

Lun - Jue: 9:00 a 19:00 hrs
Viernes: 9:00 a 17:00 hrs

600 5719 300

Primera consulta gratis

+569 4252 8377

Escríbenos por WhatsApp

Perdí mi trabajo y tengo deudas: ¿Qué puedo hacer?

La tasa de desocupación en el país alcanzó el 9% en el trimestre febrero-abril, de acuerdo a cifras dadas a conocer por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

Si te encuentras en esta situación y perdiste tu trabajo es importante tratar conservar la calma para tomar las mejores decisiones y buscar la forma de hacer frente a los gastos y compromisos financieros que se tienen. “Siempre existe una solución frente a los problemas económicos”, señala el abogado y fundador de Defensa Deudores Ricardo Ibáñez.

Hacer un catastro: Lo primero que debemos tener claro ante la cesantía es considerar el dinero que tenemos disponible, por ejemplo, el monto del finiquito, cuánto se podría recibir por el Seguro de Cesantía o si existe algún tipo de ahorro disponible.

También, es clave considerar en este listado las deudas que se deben cubrir mensualmente y la fecha de vencimiento.

Lee también:

Reducir los gastos: Defina en qué  ítems   puede reducir sus gastos, ya que debe considerar su nueva realidad financiera y tratar de mantenerse con el dinero disponible.

Priorizar: Si no es posible cumplir con el pago de todas sus deudas trate de dar prioridad a aquellos compromisos en los que existe una garantía asociada, como un crédito hipotecario u automotriz, para no arriesgarse a perder estos bienes.

Evalúe la opción de renegociar: Si está atrasado con el pago de sus deudas evalúe la posibilidad de renegociar, procedimiento que le permitirá buscar nuevas y mejores condiciones de pago. Incluso, la condonación de parte del capital adeudado o de parte de los intereses.

Este es un procedimiento gratuito que puede tramitarse ante la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento.

Te puede interesar:

La liquidación voluntaria: Si no es posible pagar, aunque se logre más plazo y disminución de la cuota mensual existe la posibilidad de acogerse a la Liquidación Voluntaria o quiebra, lo que implica la entrega de los bienes del deudor para que con la venta se pague a los acreedores.

La liquidación, al igual que la renegociación, es un procedimiento que contempla la  Ley de Reorganización y Liquidación de activos de Empresas y Personas  (Ley N°20.720).

La normativa también se conoce como Ley de Insolvencia y Reemprendimiento y busca la rehabilitación financiera.

Adicionalmente a los consejos entregados es clave que busques información y que averigües si por tu nueva situación financiera te corresponde algún tipo de ayuda o beneficio estatal. También, si contrastaste un seguro de cesantía es el momento de revisar la forma en que se puede activar.