2 2659 3050

Lun - Vier: 9:00 a 19:00 hrs
Viernes: 9:00 a 17:00 hrs

600 5719 300

Primera consulta gratis

+569 4252 8377

Escríbenos por WhatsApp

2 2659 3050

Lun - Jue: 9:00 a 19:00 hrs
Viernes: 9:00 a 17:00 hrs

600 5719 300

Primera consulta gratis

+569 4252 8377

Escríbenos por WhatsApp

Ley 20.720: Los Pro y los contras de una ley que protege al Deudor

Por: Mario Espinosa, Abogado Defensa Deudores.

Hace cuatro años entró en vigencia de la Ley 20.720, de Reorganización y liquidación de empresas y personas. Durante este período se han realizado más de 12 mil procedimientos de renegociación y liquidación de empresas y personas, según información de la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento.

Ha sido un proceso progresivo, donde hemos visto un aumento progresivo del número de procedimientos, una buena noticia si consideramos que en nuestro país existen más de 11 millones de endeudados, lo que equivale al 60 por ciento de la población.

Sin embargo, con el pasar de los años han quedado en evidencia algunos defectos que es necesario corregir. La experiencia acumulada en Grupo Defensa con más de 2.500 resoluciones de liquidación que hemos gestionado, nos ha motivado una reflexión sobre algunos aspectos de esta Ley, que consideramos mejorables.

Por ejemplo, es el caso del procedimiento de renegociación de personas deudoras, en el que se establece como requisito tener mora de más de 90 días, consideramos que tal exigencia debiese eliminarse, debido que al beneficio de renegociación que conlleva para ambas partes: el deudor disminuye su carga financiera y los acreedores obtienen el pago de sus créditos.

En Chile existen más de 4 y medio millones de personas están en mora. El acceso al procedimiento de liquidación que permite la Ley 20.720 ha sido una gran solución, aun cuando los tribunales han establecido requisitos más allá de los señalados ley, las que han generando complicaciones para los involucrados pero que afortunadamente hemos sabido solucionar.

Es necesario que la ley zanje estas controversias y establezca de manera clara y precisa los requisitos.

En el caso de personas deudoras debemos avanzar en dos frentes.

En el caso de personas deudoras debemos avanzar en dos frentes: Primero, en hacer realidad uno de los efectos principales de los procedimientos concursales: la rehabilitación financiera del deudor, que hoy lamentablemente no se ha cumplido debido a malas prácticas de las instituciones financieras. Existen casos donde el deudor que se ha “rehabilitado financieramente”, no ha vuelto a ser sujeto de crédito ni ha podido acceder a productos financieros, a pesar de que legalmente ya no tiene morosidad en el sistema financiero, lo que nos hace notar que aún nos encontramos ante un caso de discriminación arbitraria.

En segundo lugar se debe revisar la situación de las personas que han emitido una o más boletas de honorarios y que son considerados como empresa para los efectos de esta ley, lo que significa una enorme barrera de acceso. Afortunadamente, se ingresó un proyecto de ley que corrige esta situación y que los mantiene en su calidad de persona deudora.