2 2659 3050

Lun - Jue: 9:00 a 19:00 hrs
Viernes: 9:00 a 17:00 hrs

600 5719 300

Primera consulta gratis

+569 4252 8377

Escríbenos por WhatsApp

2 2659 3050

Lun - Jue: 9:00 a 19:00 hrs
Viernes: 9:00 a 17:00 hrs

600 5719 300

Primera consulta gratis

+569 4252 8377

Escríbenos por WhatsApp

Las desventajas de la Ley de Insolvencia y Reempredimiento

Durante el 2019 se realizaron 7.750 procedimientos bajo el amparo de la Ley de Insolvencia y Reemprendimiento, normativa que permite que las personas y empresas puedan enfrentar sus problemas de sobreendeudamiento.  

Hoy te explicamos en qué consiste y cuáles son sus puntos a mejorar:  

Beneficios para la persona deudora: 

En el caso de las personas deudoras, la normativa permite que puedan optar a dos procedimientos distintos:  

Uno de ellos es la renegociación, que es gratuita y se tramita ante la Superintendencia de Insolvencia y Reempredimiento. “En este caso, se podrán lograr mejores condiciones de pago con los acreedores, incluso la condonación de intereses”, explica Mario Espinosa, abogado y gerente general de Grupo Defensa.    

El segundo procedimiento es la liquidación voluntaria, que es conocida popularmente como quiebra. En este caso, “las personas deberán entregar todos los bienes de su patrimonio a un liquidador, ya que con su venta se buscará cubrir la deuda”, agrega el abogado.  

Aunque la venta de los bienes no alcance a cubrir el monto total adeudado, las obligaciones financieras quedan extintas. De esta manera, la persona podrá rehabilitarse financieramente, salir de Dicom y limpiar sus antecedentes.   

El año pasado fueron 1.315 las personas que recurrieron a la renegociación. Mientras que 4.734 se sometieron a la liquidación voluntaria. 

Puedes leer: 

¿Cómo enfrentar la angustia por estar endeudado?

¿Cuáles son los beneficios para las empresas?   

El 2019 sólo 48 empresas se acogieron a la reorganización, procedimiento que permite buscar mejores condiciones de pago con los acreedores. Ésta tiene por finalidad la reestructuración de los pasivos y activos de la empresa deudora, cuando ésta es viable.  

En el caso de la liquidación, 1653 empresas se sometieron a quiebra el año pasado. “Este procedimiento se utiliza cuando el negocio ya no es viable y consiste en la venta eficiente de sus bienes para pagar a los acreedores. Con esto quedan extintas las obligaciones financieras”, detalla Espinosa.  

En el debate: 

La Ley de Insolvencia y Reemprendimiento permite que quienes recurran a ella vuelvan a empezar, recuperen su tranquilidad y tengan la anhelada rehabilitación financiera. Sin embargo, existen algunos puntos que se han considerado desventajas y que impiden que existan más empresas y personas que puedan acceder a ella.   

Te puede interesar: 

Envío de cartas: malas prácticas de cobranza 

Entre los aspectos que han estado en el debate público, se encuentra la liquidación de personas con deudas del CAE, ya que al someterse a este procedimiento en ciertos casos se pide su exclusión y no se permite que se extinga la obligación.    

Espinosa identifica otro factor que dificulta el acceso a la normativa: “El que se exija no haber sido notificado anteriormente de una demanda ejecutiva de cobranza o de liquidación forzosa, lo que deja un universo grande de personas fuera de la posibilidad de renegociar”.  

En el caso de las personas naturales que emiten boletas de honorarios la ley tiene la desventaja de que trata a éstas como empresa, con todos los costos que esto significa.  

“Esa persona natural que no tiene trabajadores, que no lleva contabilidad, es tratada como una empresa con todos los costos asociados, sin poder renegociar y solamente tener que reorganizarse, sin que le resulte posible asumir los costos. De esta manera, pierde una valiosa oportunidad de poder pagar de acuerdo a su capacidad de pago”. 

Algunos procedimientos, como la reorganización, pueden resultar costosos para las pymes, lo que dificulta su acceso.   

“No existen incentivos para que la pyme pueda reorganizarse y sólo le queda someterse a la liquidación, implicando el cierre de empresas o de pymes viables. Por no existir un sistema especial dedicado a la pyme, éstas tienen que cerrar, con la consiguiente pérdida de trabajos”, señaló el abogado Espinosa

No estás solo podemos ayudarte a volver a empezar