2 2659 3050

Lun - Jue: 9:00 a 19:00 hrs
Viernes: 9:00 a 17:00 hrs

600 5719 300

Primera consulta gratis

+569 4252 8377

Escríbenos por WhatsApp

2 2659 3050

Lun - Jue: 9:00 a 19:00 hrs
Viernes: 9:00 a 17:00 hrs

600 5719 300

Primera consulta gratis

+569 4252 8377

Escríbenos por WhatsApp

¿Cómo resguardar mi salud financiera y emocional?

Nervios, inseguridad, ansiedad por el futuro e incertidumbre son algunas de las emociones que pueden surgir a más de un mes de iniciarse las manifestaciones sociales en Chile. Ante situaciones de crisis, mantenerse firme emocional y financieramente no es una tarea sencilla. Por eso te dejamos algunas recomendaciones:

“Nadie puede estar o quedar indiferente frente a la situación que está pasando el país. Por todos lados recibimos noticias de distintos colores que impactan y repercuten de alguna manera. No sólo en el ambiente mental, sino que también en el bienestar físico y en la forma cómo se mira el entorno”, indica Paulina Ferrera, psicóloga clínica de adultos.

No reprimir tus emociones

Frente a un escenario de crisis o incertidumbre existen ciertas estrategias que pueden ayudarte, como “reconocer que es un momento complejo”. Si te sientes triste, angustiado o tienes ganas de llorar debes hacerlo, ya que no hay que reprimirse.

“Darle espacio a las emociones es propio del cuidado y de la comunicación interna, clarifica y entrega alivio”, señala Ferrera.

Red de apoyo

Otra recomendación es no aislarse: “Es momento de que te dejes acompañar por tu red de apoyo, es un recurso clave para recuperar la motivación y volver a comenzar. Conversar y distraerse permite volver a la calma”, comenta la psicóloga.

Expresar tus emociones

Es importante tratar de mantener la rutina, aunque concentrarse parezca complicado y también manifestar lo que se siente. “Si necesitas expresarte, pero te cuesta hablar recurre a instancias, como escribir, escuchar música o pintar. Formas que te permitan liberar emociones que pueden estar entrampadas frente a la situación que se vive”.

Lo necesario

Una de las preocupaciones que pueden angustiarnos son las deudas, especialmente en un periodo de crisis. La recomendación siempre es contar con un presupuesto y tratar de ser cauteloso a la hora de comprar, es decir, adquirir los productos que sean necesarios y la cantidad que requiere.

El gobierno ha descartado problemas de desabastecimiento, por eso no se debe caer en desesperación por adquirir una gran cantidad de productos que pueden perjudicar nuestro presupuesto mensual.

Lo podrá ayudar contar con una lista de compras para así guiarse y no adquirir cosas que no sean necesarias.

También, será útil ponerse de acuerdo con cercanos para comprar al por mayor y dividir los gastos, especialmente pensando en las fiestas de fin de año.

Las deudas

Si se encuentra con problemas financieros, lo último que debe dejar de pagar es su dividendo, ya que podría arriesgarse a perder su propiedad. Tampoco es recomendable cubrir sólo el pago mínimo de la tarjeta de crédito, ya que estará pagando intereses principalmente.

Si está pensando en pedir un crédito o avance en efectivo lo primero es tener claro cuál es su capacidad de pago y saber que el cliente financiero tiene derecho a buscar la mejor opción y alternativa, de acuerdo a su requerimiento.

Otra recomendación básica si piensa pedir un crédito de consumo es calcular el valor de la cuota mensual que deberá pagar, el Costo total del crédito (CTC) y conocer el interés que estará pagando.

En caso de perder su empleo, debe considerar que existe un Seguro de Cesantía que tienen todos los trabajadores que cuentan con un contrato de trabajo. Para conocer cuánto dinero le corresponde y para cobrar este seguro puede acudir a las oficinas de la Sociedad Administradora de Fondos de Cesantía de Chile (AFC).

Si se encuentra sobreendeudado también puede recurrir a la Ley de Insolvencia y Reemprendimiento (Ley 20.720), la que permite de forma gratuita renegociar sus deudas, es decir, buscar mejores condiciones de pago a sus acreedores. Si su situación es más grave, existe otra alternativa: la liquidación voluntaria. En este caso, la persona al declararse en quiebra entregará sus bienes para que con su venta se pague a sus acreedores.