2 2659 3050

Lun - Jue: 9:00 a 19:00 hrs
Viernes: 9:00 a 17:00 hrs

600 5719 300

Primera consulta gratis

+569 4252 8377

Escríbenos por WhatsApp

2 2659 3050

Lun - Jue: 9:00 a 19:00 hrs
Viernes: 9:00 a 17:00 hrs

600 5719 300

Primera consulta gratis

+569 4252 8377

Escríbenos por WhatsApp

¿Cómo las deudas pueden afectarnos emocionalmente?

Es el día de la Salud mental y son múltiples los factores que nos afectan emocionalmente. Uno de ellos es la situación financiera, especialmente cuando se tienen muchas deudas y  la forma de seguir manteniéndose parece difícil.

“La mayoría de las personas que están viviendo una crisis financiera o sobreendeudamiento están pasando por un periodo abrumador, desesperante y que se va mezclando con incertidumbre, teniendo impacto en la forma cómo mira y se relaciona con el entorno, afectando no sólo el bienestar económico, sino que también la salud mental”,dice Paulina Ferrera, psicóloga clínica de adultos.

“Es indudable que el endeudamiento afecta la salud mental de la persona deudora, básicamente por dos temas: por sentir que no está cumpliendo con el rol de proveedor en el caso del padre o de la mujer jefa de hogar. En segundo lugar, hay una concepción negativa de la imagen del deudor”, explica Ricardo Ibáñez, abogado y  fundador de Defensadeudores.cl.

Ferrera comenta que “adquirir una deuda no es en sí algo malo, pero cambia cuando la deuda sobrepasa la capacidad de pagar y comienza la morosidad”.

La especialista agrega que ante este tipo de problema “se hacen más frecuentes síntomas físicos, como dolor de cabeza, problemas de sueño, presión alta o problemas gastrointestinales”.

También, pueden existir otras señales: “Angustia, irritabilidad o baja autoestima, frustración, desesperanza y vergüenza”.

Pensando en el problema

Ibáñez explica que quienes atraviesan una situación de sobreendeudamiento constantemente están pensando en ese problema, lo que les dificulta su desempeño en el trabajo y su relación familiar, especialmente cuando se sienten temor y evitan contarle a su cercanos lo que están viviendo.

Además, muchas veces cuesta mantener la calma cuando existe hostigamiento de las empresas de cobranza y se siente miedo, por  ejemplo, de ser embargados.

Actuar y buscar ayuda

Ibáñez comenta que un error frecuente es no enfrentar las complicaciones que se viven, a pesar de que existan opciones para salir adelante. Por eso considera clave buscar asesoría legal y la contención familiar: “Lo mejor es enfrentar el problema mediante la sinceridad”, explica el abogado.

Ferrera recalca que “la clave es asumir la situación de deuda o crisis financiera, comprender lo que generó este momento y luego saber que no sólo debes, sino que también puedes volver a empezar”.

La especialista indica que “es una prioridad cambiar la forma de pensar, aunque no es fácil darse cuenta cómo la angustia va tiñendo todo. Recibiendo apoyo y la orientación adecuada sobre cómo abordar la crisis financiera se tendrá claridad a la hora de tomar una decisión y eso sí ayuda a disminuir la angustia, que es parte de la situación que se vive”.