2 2659 3050

Lun - Jue: 9:00 a 19:00 hrs
Viernes: 9:00 a 17:00 hrs

600 5719 300

Primera consulta gratis

+569 4252 8377

Escríbenos por WhatsApp

2 2659 3050

Lun - Jue: 9:00 a 19:00 hrs
Viernes: 9:00 a 17:00 hrs

600 5719 300

Primera consulta gratis

+569 4252 8377

Escríbenos por WhatsApp

¿Cómo la Ley de Insolvencia y Reemprendimiento puede ayudarme si soy pyme?

Quieren seguir adelante y son varios los esfuerzos que actualmente realizan las pymes para lograr mantenerse en este fin de año. El último trimestre del 2019 no ha sido fácil, especialmente luego de que se iniciaran una serie de manifestaciones en Chile.

Al no poder realizar sus actividades con normalidad, tener que cerrar algunos días y disminuir el número de ventas cuesta cumplir con los compromisos financieros.

En el segundo catastro realizado por el Ministerio de Economía se indica que 15 mil micro, pequeñas y medianas empresas se han visto afectadas por saqueos, incendios u otros hechos de violencia, y/o bajas en sus ventas.

Los rubros más afectados corresponden al comercio al por mayor y al menor, y actividades de alojamiento y de servicio de comidas.

Por eso, hoy te explicamos cómo Ley de Insolvencia y Reemprendimiento (20.720) puede ayudarte si tienes una pyme y las alternativas que ofrece.

1- La reorganización:

En este caso la empresa deudora propone a sus acreedores un acuerdo, que establece una nueva forma de pago de sus deudas y le permite seguir funcionando. Tiene por finalidad la reestructuración de los pasivos y activos de la Empresa Deudora, cuando ésta es viable.

Lo primero que se debe hacer para recurrir a este procedimiento es presentar ante el tribunal competente la solicitud de inicio del Procedimiento Concursal de Reorganización y para ello requiere de la asesoría de un abogado.

El acuerdo de reorganización aprobado judicialmente contendrá un nuevo acuerdo de pago generalizado con todos sus acreedores.

2- La liquidación de empresas:

Es un procedimiento judicial que tiene por finalidad la liquidación rápida y eficiente de los bienes de la Empresa Deudora con el objeto de pagar a los acreedores cuando ésta no es viable, es decir, no es posible sacarla adelante.

En este caso también se requiere de un abogado, quien deberá presentar una solicitud de liquidación voluntaria ante el tribunal competente.

“Una Empresa Deudora que se somete a un Procedimiento Concursal de Liquidación, podrá solicitar la eliminación de sus deudas extinguidas o renegociadas según los términos del respectivo acuerdo de renegociación, de cualquier registro público o privado”, explica la Superir en su sitio web.